¿Qué es la Construcción 4.0?


En materia de digitalización, la construcción es uno de los sectores más atrasados de digitalización de todo el mundo. De hecho, la ineficiencia en el uso del tiempo y el dinero es uno de los mayores problemas de la construcción y los grandes proyectos (ya sean obras públicas, residenciales u otros) suelen tardar un 20% más del plazo previsto y, los gastos, pueden superar por 80% el monto previsto en un principio.



Es en este contexto que conceptos como el de Construcción 4.0 toman mayor relevancia. Pensado como la llegada de la cuarta revolución industrial y derivado del concepto de Industria 4.0 (el cual fue promovido en Alemania para describir sistemas industriales ultraeficientes e inteligentes, con muchas etapas del proceso completamente automatizadas); esta idea implica que el potencial digital moderno se ponga en función de mejorar no solo los tiempos sino también el uso eficiente de los recursos.


Con esto se lograría revertir el lucro cesante de este sector por ineficiencias de métodos predigitales y poder revolucionar no solo el mercado de materiales sino también el laboral: la construcción emplea a alrededor de 7% de la población activa del mundo y es uno de los mayores sectores de la economía global, con aproximadamente 10 billones de dólares que se gastan al año en bienes y servicios vinculados con la construcción. Si la productividad en la construcción se triplicara, la economía mundial aumentaría en un 2%, lo que equivale a 1,6 billones de dólares.


La Construcción 4.0 surge al rebufo de la cuarta revolución industrial, la denominada Industria 4.0 supone una oportunidad única de reconvertir un sector que siempre ha estado lastrado por unos niveles de productividad muy bajos, provocados por unas formas de hacer demasiado artesanales y una gestión empresarial anacrónica. Esta reconversión pivotará sobre dos ejes, la industrialización de los procesos constructivos y la transformación de los modelos de negocio a través de la digitalización.


La Construcción 4.0 es un cambio de paradigma. Más allá de la cuestión tecnológica, la Construcción 4.0 parte de una novedosa premisa donde las obras son vistas como fábricas productivas en las que se «fabrican» productos (edificios, carreteras, túneles…) a través de medios productivos (maquinaria) y mediante métodos organizados (proyectos). Esta visión fabril nos acerca a la industrialización de la construcción, y con ello, a poder incorporar tecnologías que ya protagonizan relevantes innovaciones en otras industrias de concepción más productiva, como la del automóvil. En resumen, la construcción 4.0 es conceptualizar la construcción como una industria fabril, y asmiliar para el sector los preceptos de la Industria 4.0.


Existen estudios que aseguran que el sector de la construcción, en los últimos 20 años, apenas ha incrementado su tasa de productividad mientras la industria, y especialmente la industria manufacturera, prácticamente han incrementado un 200% esa ratio.


12 vistas

(664) 348 3659 y (664) 381 9183

¡SUSCRIBETE!

Y recibe nuestra revista digital.

© 2019 Todos los derechos reservados, un producto de Beauchamp Marketing