¿Existen apoyos o estímulos fiscales en la construcción de desarrollos inmobiliarios?

CPC: En materia de deducciones de desarrollos inmobiliarios, fraccionamientos y otros, el artículo 36 de la LISR establece la facilidad de deducir las erogaciones estimadas en los ejercicios en que obtengan los ingresos derivados de las mismas, en lugar de las deducciones establecidas en los artículos 21 y 29 de la Ley, siempre y cuando presenten un aviso por cada obra donde se quiera aplicar esta facilidad. (último párrafo del art. 36.)



En adición a la facilidad anterior, te comento que existe el Art. 191 de la LISR denominado “Estímulos Fiscales” en el cual se permite deducir los terrenos adquiridos cumpliendo con ciertos requisitos, como lo son:


Que los terrenos adquiridos se destinen a la construcción de desarrollos inmobiliarios para su enajenación. Los ingresos acumulables del ejercicio en que se efectúe la deducción provengan al menos en un 85% de la realización de desarrollos inmobiliarios. Adicionalmente, se consideren como ingreso acumulable un monto equivalente al 3% del monto deducido, en cada uno de los ejercicios que transcurran desde el ejercicio en el que se adquiera el terreno, hasta el inmediato anterior a aquel en el que se enajene el mismo.En la escritura pública en la que conste la adquisición de dichos terrenos, se asiente la información que establezca el Reglamento de la materia la aplicación de dicha deducción se realice respecto de todos los terrenos que formen parte de su activo circulante, por un periodo mínimo de 5 años contados a partir del ejercicio en el que ejerza la opción.


Los contribuyentes que no hayan enajenado el terreno después del tercer ejercicio inmediato posterior al que fue adquirido, deberá considerar como ingreso acumulable, el costo de adquisición de dicho terreno, actualizado por el periodo trascurrido desde la fecha de adquisición del terreno y hasta el último día del mes en que se acumule el ingreso.


Nota.- No considerarán como ingreso acumulable en términos del párrafo anterior, el costo de adquisición de dichos terrenos, siempre que se enajenen a más tardar dentro del cuarto ejercicio inmediato posterior al que fue adquirido.


Lo anterior implica que se amplía de tres a cuatro años el período en el que el bien debe ser enajenado, puesto que de acuerdo con los considerandos del Decreto se ha considerado que tres años no es suficiente para efectuar la enajenación del terreno junto con la construcción de los inmuebles, considerando principalmente el tiempo que tarda la gestión de diversos trámites necesarios inherentes a las autorizaciones.


Los contribuyentes que apliquen lo dispuesto en este artículo, lo deberán hacer respecto de todos sus terrenos que formen parte de su activo circulante, por un periodo mínimo de 5 años contados a partir del ejercicio en el que ejerzan la opción a que se refiere este artículo.


Por el cual, si los contribuyentes incumplen con alguno de los requisitos antes señalados, la aplicación del estímulo fiscal es improcedente, en razón de que el precepto legal en mención hace la acotación de que siempre se deben cumplir estos.


Por: CPC Victor Ayala Camargo, Fiscalista Consultor Empresarial.

0 vistas

(664) 348 3659 y (664) 381 9183

¡SUSCRIBETE!

Y recibe nuestra revista digital.

© 2019 Todos los derechos reservados, un producto de Beauchamp Marketing