Arrendamiento Comercial

Esta será mi primera columna de una serie que estaremos presentando en Construcción 4.0, se trata de informar y educar a los lectores en temas relacionados con los bienes raíces comerciales. Empezaremos con el “Arrendamiento Comercial”, cubriendo los factores importantes del arrendamiento comercial, y de manera de hacerlo más ameno lo he dividido en 3 secciones: una introducción, secciones e importantes cláusulas y tipos de arrendamiento.

Un contrato de arrendamiento representa una relación de negocios entre el inquilino y el propietario. Ambos se deben beneficiar del contrato, el inquilino usas los predios para generar y crear la plataforma de negocios, mientras que el propietario obtiene su retorno en la inversión. Un arrendamiento comercial representa en general el segundo costo más importante de una empresa, y dependiendo del giro de negocio puede representar el más importante.


El arrendamiento comercial no es una tarea fácil y puede convertirse en una tarea sumamente tediosa, por lo tanto, es importante seguir un procedimiento para cubrir todos los ángulos de la transacción como sigue:


a. Definir la ubicación y el uso. El inquilino debe estar muy claro en cuanto a la ubicación, uso y tamaño de la propiedad, teniendo en mente expansiones futuras.

b. Encontrar la propiedad óptima. Después de determinar los requerimientos de espacio, ubicaciones probables y uso, se debe hacer un estudio de mercado y seleccionar una lista de las propiedades disponibles en el área.

c. Visita a las propiedades. Se deben visitar las propiedades seleccionadas y tomar notas y fotos de las diferentes localidades.

d. Definir la lista corta después del tour. Se debe reducir la lista a unas tres propiedades como máximo y realizar el correspondiente estudio de mercado y análisis financiero para dictar cual es la óptima propiedad, preparándose entonces para elaborar una propuesta para alquilar.

e. La Propuesta. Dependiendo del tipo de contrato, la propuesta puede ser tan completa como un RFP “Requerimiento para la Propuesta” o un documento más simple como una carta de intención.

f. Negociación de la propuesta. En esta etapa los términos básicos de la propuesta son acordados: precio, termino, mejoras, opciones, día de comienzo, entrega, etc.

g. Diagramación del espacio. Esta actividad es crucial durante la negociación del contrato, ya que puede representar un monto importante.

h. Negociar el contrato de arrendamiento. Es el proceso más tedioso y frustrante del proceso. Importante estar muy claro de todas u cada una de las cláusulas del contrato para no arrepentirse en el camino, es de suma importancia el asesorarse con un abogado de bienes raíces comerciales.

i. Ejecución del contrato. Una vez ejecutadas todas las actividades anteriores, el resultado final debe ser un buen documento de arrendamiento, donde ambos, inquilino y propietario están satisfechos.


Como puede observarse anteriormente, el proceso incluye numerosos detalles los cuales deben considerarse cuidadosamente. Veremos los más importantes en nuestra próxima sección.


Por: Ing. JM Padron, CCIM, MRICS

0 vistas

(664) 348 3659 y (664) 381 9183

¡SUSCRIBETE!

Y recibe nuestra revista digital.

© 2019 Todos los derechos reservados, un producto de Beauchamp Marketing